Categorías
Artículos

Mandalas


Los mandalas son símbolos milenarios que han pasado de cultura en cultura porque han sido prácticas en los rituales de todo tipo de religiones desde los incas hasta los hinduistas o budistas. La palabra mandala es de origen sánscrito y significa “círculo”.

La universalidad que está teniendo ahora se puede explicar porque las formas concéntricas sugieren una idea de perfección y el perímetro del círculo recuerda a los ciclos de la naturaleza, como una imagen simétrica que transmite serenidad y sosiego. Es una técnica de meditación que compensa el ritmo frenético que llevamos día a día. Los mandalas son los nuevos bolillos o el ganchillo que hacían nuestras abuelas.

Al requerir nuestra concentración para no salirnos de los bordes, desconectas tu atención y cómo realmente no es una actividad que requiera pensar mucho, entras en un estado de “piloto automático” donde tu cerebro descansa del ajetreo constante y disfruta de una experiencia satisfactoria. Es una meditación activa en la que desconectamos de emociones negativas y liberamos tensión.
Esta magia se inicia cuando elegimos los colores que queremos darle al conjunto estimulando la mente y la creatividad; después organizamos nuestras y decidimos el orden que queremos darle al conjunto. Este proceso activa ambos hemisferio del cerebro, el creativo y el lógico.
Se han puesto tan de moda quelas librerías tienen hasta una sección especial con álbumes para colorear tanto para adultos como para niños. Las personas que pintan mandalas con frecuencia aseguran que esta técnica les ayuda a combatir el estrés, el insomnio, la angustia o la depresión. También mejora la paciencia, la memoria y la capacidad de concentración; y regula nuestra respiración y la frecuencia cardiaca de forma natural. Mientras pintas, entras en un estado de atención plena, por lo que todo lo que suceda a tu alrededor pasará totalmente desapercibido.

Sitúate en un lugar tranquilo para disfrutar de esta actividad que es solo tuya. Elige el mandala que más te guste, empieza a pintar del centro hacia fuera y déjate llevar por los colores de forma intuitiva. No te preocupes porque te quede perfecto, ese no es el objetivo. Ayúdate de música suave para animar la relajación. No hace falta que vayas a uno por día, pero si es importante que no empieces un nuevo mandala si no has terminado el anterior.

Pintar mandalas no demanda ninguna exigencia. No estaremos haciendo las cosas “bien” o “mal”, sencillamente nos relajaremos para encontrar al artista que mora en nuestro interior y dejaremos que el color vaya surgiendo, como en un juego de niños. Descansa en su belleza y armonía, para conectarnos con nuestra armonía interna.

Una mente en calma trae fuerza interior y confianza en uno mismo,
y eso es muy importante para la buena salud.
Dalai Lama

Categorías
Artículos

La importancia de tener un HOBBIE


Más allá del trabajo, el hogar, los niños, el tráfico, necesitamos de una actividad que nos cargue de energía y nos renueve desde dentro, por eso es importante tener un hobbie. Cuando una persona realiza algo que le gusta su propio cerebro segrega más endorfinas y serotoninas, las llamadas “hormonas de la felicidad”, que aumentan nuestro estado anímico.
Hay destrezas específicas como la pintura, la escritura o la lectura que están ligada a hobbies, así como música o fotografía, porque son actividades que complementan con nuestra vida laboral y estimulan el cerebro proporcionándote agilidad mental. Además ayudan a combatir el deterioro cerebral, amplían nuestras capacidades y fomentan la positividad. Si se llevan activa-mente, pueden permitirnos obtener habilidades y conocimientos que nos permitan crecer como personas y a la larga, hacernos expertos en áreas completamente diferentes a nuestra actividad profesional.
Un hobbie puede ayudarte también a descubrir o a desarrollar un talento, e incluso alguna vocación oculta, y como la mayoría requieren de interacción con otras personas (tales como el baile o practicar algún deporte), puede ayudarte a ampliar tus amistades y conocer nuevas personas. Estas aficiones extra-curriculares permiten a la persona desconectar de la rutina diaria, disminuyendo sus efectos negativos tales como el estrés, soledad, aislamiento o sedentarismo. Ayudan también a fortalecer la autodisciplina, a mantener un equilibrio saludable entre nuestra mente y cuerpo y mejoran de forma positiva nuestra calidad de vida.

Dedicar tiempo a un actividad que nos apasiona
es un beneficio seguro para nuestro cuerpo y mente.

Si aun no tienes ninguno pregúntate qué te gusta hacer, o qué te gustaría probar como curiosidad o por diversión. Los hay de todo tipo: al aire libre, otros requieren concentración, hay hobbies que fomentan el trabajo en equipo y otros, por ejemplo, potencian la creatividad.
No te justifiques en la falta de tiempo para dejar de hacer las cosas que te gustan. Es importante dedicarse tiempo a uno mismo para hacer tareas que nos gratifican mucho personalmente. Invierte en ti. Los hobbies son unas mini-vacaciones mentales para dedicarle tiempo a algunas actividades que te enriquezcan. Es lo que hace que los hobbies sean tan beneficiosos para crear el equilibrio en nuestra vida.
Dependiendo de tu estilo de vida puedes encontrar hobbies a tu medida. Por ejemplo, ¿Tienes un trabajo muy sedentario? Pues un buen hobbie sería algún deporte que promueva la actividad física para complementar tu ciclo. Si tienes una vida estresante, convendría apuntarse a alguna clase de yoga, manualidades o jardinería, para calmar la ansiedad. En el caso de tener una rutina muy establecida, actividades creativas te ayudarán a afrontar mejor la semana, tales como escribir, pintar o bailar.
Los padres tiene la responsabilidad para con sus hijos de alentar sus pequeños talentos ¿Y por qué no? ¡Compartirlos! Disfrutar y compartir esas actividades. Se creará una relación más cercana entre vosotros y aprenderán que deben ser constantes en lo que se propongan. Así de importante es tener un hobbie.