Categorías
Artículos

El origen de las palabras


Siesta:
San Benito escribió unas reglas, donde una de ellas era guardar reposo en la “sexta hora” latina, la hora de más calor, de aquí sale su origen de “sextear”.

Jamón: su origen proviene de la palabra “pierna” en latín, “jambe o jambon”. Antes de que se popularizara en España como jamón, se referían a ello como “pernil”.

Snob: antiguamente en Inglaterra para diferenciar a la gente de clase alta que no pertenecía a la noblece se la catalogaba como “S.Nob o Sin Nobleza”.

Ojalá: proviene de un dicho árabe “aw šá lláh”, que significa en árabe “si dios quiere”.

Bidé: esta palabra proviene del francés “bidet”, y significa caballito.

Trabajar: en la antigüedad, existía un instrumento de tortura llamado “tripaliare”, de ahí deriva la palabra trabajo.

Chándal: Proviene del francés “chandail”, y hace referencia al jersey que llevan puesto los vendedores de verduras.

Guiris: los primeros extranjeros que vinieron a España, solían preguntar “¿Dónde está?”, que en inglés es “Where is?”, de ahí el término guiris.

Aguacate: viene de una lengua indígena llamada “náhuatl”, y se referían a este fruto como “ahuacatl” que significa testículo. La fruta es llamada así por la similitud de cuando cuelga del árbol.

Desastre: viene del griego antiguo “dis” (que era un prefijo insultante) y “aster” (estrella), dando lugar a “mala estrella”. Los griegos creían mucho en la influencia de las estrellas en la vida, por lo que si en ese momento estabas bajo la influencia de una “mala estrella” tenías una desgracia.

Bombón: Del francés «bon» siginifca «bueno». Debe de ser que les gustó mucho el chocolate porque le denominaron «bonbon» o «bueno bueno».

Tortuga: sorprendentemente, proviene del latín y significa “demonio” y en Grecia las llamaban “habitante del infierno”. Los cristianos pensaban que personificaba el mal.

Banca: en la Edad Media en los bancos, estaba el “banquero” que realizaba negocios. Cuando los prestamistas no podían hacer frente a sus deudas con las autoridades, les rompían el banco o la banca donde estaban sentados para que la gente supiera que no era un buen lugar para hacer negocios.