Inicio Artículos Podología infantil

Podología infantil

6 minuto leer
Comentarios desactivados en Podología infantil
0
82

La pisada de los más pequeños también es importante.

Al nacer nuestro sistema óseo se encuentra en plena formación, poco a poco va desarrollándose hasta los 16 años aproximadamente, esto significa que nuestro cuerpo no deja de formar estructuras óseas y producir torsiones y desrotaciones hasta el fin de nuestro crecimiento.
Por ello la posición de los pies, tibias, cadera…tienen una orientación diferente en un recién nacido, un preandante, un bebé que ha comenzado a andar, un niño de 4-5años, un adolescentes y un adulto.
De ahí la importancia de detectar de forma precoz posibles alteraciones que pueden corregirse a tiempo y evitar problemas en la edad adulta.

¿A qué edad es recomendable una revisión podológica?
La edad óptima, si no existen señales de alarma previos, es a los 4-5 años de edad para la realización del correspondiente estudio biomecánico de la pisada. Es muy importante que el profesional conozca los valores de normalidad y es recomendable realizar al menos una revisión al año para ir viendo la evolución del crecimiento.
También se recomienda que los padres observen la evolución del niño en casa, fijándose en su forma de pisar, en cómo camina y cómo corre, o si presenta dificultades al desplazarse, camina de puntillas, camina con las puntas de los pies hacia dentro o hacia fuera, o junta en exceso las rodillas. También en ocasiones se sufren dolores propios del crecimiento.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes en los niños?
Una de la más típica es el PIE PLANO infantil, es decir, el pie que tiene el arco plantar interno con menos altura de lo normal, y va acompañado de un ensanchamiento del pie y una caída hacia la parte interna del mismo.
En realidad, todos los niños al nacer presentan unos pies con aspecto aplanado debido a la almohadilla grasa que protege las estructuras óseas, pero según van creciendo ese aplanamiento debe ir reduciéndose poco a poco hasta formar la bóveda plantar normal sobre los 10 años. El problema se presenta cuando ésta bóveda plantar no llega a desarrollarse.
Es importante evaluar el grado de deformidad y poner un tratamiento adecuado lo antes posible, ya sea con plantillas personalizadas, calzadoterapia y/o estiramientos y ejercicios para potenciar la musculatura. Con ello se consigue disminuir la sintomatología y un funcionamiento correcto del pie.

Elección de un calzado adecuado
Es recomendable utilizar un calzado específico para la educación física o actividad deportiva, y para el día a día tener el hábito de variar de calzado, no abusando ni del calzado deportivo ni de las botas.
Para niños menores de 6 años es más práctico el calzado con velcro porque aportan sujección y son más fáciles de quitar. Para los más mayores, es más adecuado un zapato con cordones que aporten sujección al empeine, además de un contrafuerte semirígido para controlar los movimientos del tobillo.

Se desaconseja el uso de zapatillas con ruedines, o si se usan limitar su utilización a momentos puntuales, ya que generan inestabilidad y sobrecarga en la parte anterior del pie, comparable a la del uso de un tacón entre 4 y 5 centímetros.

Irene Izquierdo Santiago
Unidad de Podología y Biomecánica
Centro Clínico Quirúrgico Aranjuez

  • Energy drink

    El Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM) ha publicado recientemente una seri…
  • Motivación para aprender

    En todo lo que tenga que ver con el aprendizaje (contexto académico, deportes, aficiones, …
  • ¿Quién soy? Cuestión de identidad

    No tenemos tiempo para pensar. Funcionamos como robots, por inercia. Así nos sentimos capa…
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por admin
Cargue Más En Artículos
Comentarios cerrados

Mira además

PROGRAMA DE FIESTAS SAN FERNANDO 2018

FIESTAS SAN FERNANDO 2018 …