Inicio PSICOLOGÍA Operación bikini – CUÍDATE PERO SIN OBSESIONARTE

Operación bikini – CUÍDATE PERO SIN OBSESIONARTE

10 minuto leer
0
0
10

Ya está aquí el verano y toca sacar el bikini del armario. Después de los meses de invierno seguramente nos veamos pálidos, con peor aspecto y a veces con algún kilo ganado en los meses anteriores, o simplemente la ropa veraniega no nos permita ocultar imperfecciones apenas percibidas por los demás pero que nosotras miramos con lupa.
¿Cuál es la solución que encontramos a este problema? Ponernos a régimen, y así aparecen las terribles dietas que nos venden para ponernos a punto.
¿Quién no ha estado a dieta alguna vez? No tiene nada de malo que queramos cuidarnos y vernos bien, sin embargo es fundamental no obsesionarnos para no caer en dietas imposibles y muy poco saludables, que en la mayoría de los casos tienen como “mal menor” volver a recuperar el peso perdido con algún kilo de regalo (efecto yo-yo).
Disfrutar del verano y todo lo que nos ofrece es incompatible con dietas exageradas que ponen en riesgo nuestra salud.

Afrontar una dieta siempre es difícil y puede llevar asociada cierta dosis de ansiedad. Parte de ésta ansiedad procede del hecho de que se restringe mucho lo que se come y desaparecen alimentos que el cuerpo necesita pero que descartamos por considerarlos “muy calóricos” (fundamentalmente hidratos de carbono).

Otra parte de esa ansiedad proviene de la idea de que tenemos que estar “perfectas y delgadas” para gustarnos y gustar a los demás. Sin embargo, esta idea de perfección, este canon estético basado en una delgadez muchas veces extrema, viene impuesto por la cultura, el momento histórico o los medios de comunicación.
Por eso, sólo es recomendable seguir un régimen de adelgazamiento cuando existe un problema de sobrepeso o de salud que lo haga necesario y siempre bajo control médico.“Hacer dieta“ NO es un juego.
En los últimos años, y en el mundo occidental fundamentalmente, se ha instalado un modelo estético que a la mayoría de las mujeres les resulta imposible alcanzar. Las modelos y las actrices, a las que muchas personas se quieren parecer, tienen una talla y un peso corporal que se aleja mucho de los criterios de salud determinados por el modelo médico.
Asimismo, no podemos perder de vista que el aspecto de las personas que admiramos por su belleza no son así por hacer régimen y estar delgados, sino que son el resultado de unas características físicas determinadas, duras sesiones de ejercicio físico, maquillajes esmerados, cirugía estética, etc… Además, la mayoría de las fotos que podemos contemplar han pasado por un “milagroso” proceso de photoshop.

La moda, fabricando tallas cada vez más pequeñas, también impone unas nor-mas estéticas inalcanzables e insanas.
De la misma manera, el “boom de las dietas milagro” afecta a miles de personas que desean parecerse a sus ídolos de forma rápida y acaban cayen-do en hábitos alimenticios inadecuados (por ejemplo, comiendo proteínas exce-sivamente o anulando por completo las grasas) y sin resultados permanentes.

Toda esta presión social impacta en muchos de nosotros hasta el punto de castigar a nuestro cuerpo aunque, eso sí, convencidos de que “nos estamos cuidando”.

Así alimentamos la creencia de que nuestro éxito, bienestar y felicidad han de basarse en la delgadez. Por supues-to, nada más lejos de la realidad. ¿O acaso todas las personas delgadas tienen éxito, se relacionan bien con los demás y son felices?
Cuidarse es muy importante, no tiene nada de malo querer verse bien y sentirse a gusto en el propio cuerpo. No obstante, cuando caemos en un nivel de exigencia excesivo y dejamos de aceptarnos a nosotros mismos tal como somos, pueden aparecer problemas de ansiedad y conductas desadaptativas: dejamos de querer ir a la piscina porque nos vemos “gordas”, no salimos con los amigos a tomar algo cuando cae la tarde, nos machacamos en el gimnasio y practicamos dietas demasiado restrictivas para intentar sentirnos mejor, eso sin mencionar casos extremos en lo que puede llegar a desarrollarse algún tras-torno de la alimentación grave como la anorexia y la bulimia.

La realidad es que la mejor manera de sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás es tener una sana autoestima y una aceptación incondicional de nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo merece ser respetado. Gracias a él podemos disfrutar del olor del mar, sentir la piel de nuestros seres queridos o relajarnos viendo una puesta de sol. Si nuestro cuerpo nos proporciona tantas gratificaciones, ¿por qué no cuidarle y apreciarle?.

Para ello, podemos mantener una dieta sana, equilibrada y nutritiva que nos permita mantenernos bien pero sin obsesionarnos.
Reducir el consumo de grasas y dulces y aumentar el de frutas y verduras, comer con regularidad, eligiendo y preparando platos con un correcto contenido nutricional nos ayudará a no engordar y a sentirnos bien por dentro.
Aprovechar el buen tiempo para hacer algo de ejercicio como andar, nadar o jugar al tenis varias veces en semana será el complemento perfecto.
Beber más agua nos permitirá estar más hidratadas y nuestra piel lo agradecerá.

Como vemos, podemos intentar estar lo mejor posible y tratar de cambiar lo que no nos gusta pero siempre desde la “preferencia” y no desde la “exigencia”.
Aceptarnos a nosotros mismos, con todas nuestras cualidades y defectos es la clave para ser felices y disfrutar más de la vida y de la gente que nos rodea.

AMP Psicólogos
Paloma Suárez Valero
Alicia Martín Pérez
www.psicologosaranjuez.com

  • I LOVE VERANO

    El verano es una época maravillosa, vale que cada estación tiene sus ventajas, pero la pla…
  • Helado de queso y mojito

    Ingredientes:  • Yogur griego natural • Queso crema • Azúcar • Limón • Hierbabuena Prepara…
  • Fiestas made in Spain

    España es conocida mundialmente por sus paisajes, gastronomía, pero si en algo destacamos …
Cargue Artículos Más Relacionados
  • Ablah

    Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …
  • SALUDHABLE 54

    54 saludhable …
  • Unas vacaciones de miedo – Literatura juvenil

    Una divertida historia que nos cuenta lo que le sucede a una niña llamada Juanita Sin Mied…
Cargue Más Por admin
Cargue Más En PSICOLOGÍA

Deja un comentario

Mira además

Ablah

Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …