Inicio PSICOLOGÍA Mindfullness. Aceptar y tolerar las emociones

Mindfullness. Aceptar y tolerar las emociones

8 minuto leer
0
0
9

Vivimos en la sociedad del bienestar y esto se traduce en que nos cuesta afrontar situaciones de cambio donde experimentamos alguna emoción desagradable. La vida no siempre es sencilla, nos toca pasar por experiencias buenas (que generarán emociones positivas ej: alegría, ilusión, amor…) y otras no tan fáciles de manejar y que nos generarán malestar. La eterna felicidad es una utopía imposible de alcanzar y tomar conciencia de ello para aprender a regularnos es importantísimo como vía de autocuidado. Todas las emociones tienen una función, nos sirven para algo. No tenemos costumbre de pararnos en analizar cuándo, cómo y por qué nos sentimos mal. Es nuestra asignatura pendiente. El desconocimiento nos lleva a no aprovechar esa oportunidad para resolver lo que nos preocupa y atender nuestras necesidades.

El cuerpo es sabio, continuamente nos manda señales que no escuchamos. Por ejemplo, nos manda síntomas de ansiedad, depresión, somatizaciones, ganas de llorar, insomnio, apatía… En nuestra sociedad la efectividad y la optimización del tiempo es clave, funcionamos desde el “tapar” y “resolver” y esto muchas veces nos lleva a no escucharnos, a forzar el cuerpo. Un concepto es esforzarnos” para conseguir algo, donde invertimos nuestros recursos al máximo y afrontamos el estrés de manera temporal y al mismo tiempo nos cuidamos, y otro es “forzarnos”. Forzarse guarda relación con invertir recursos sin regularnos, sin atender a nuestras necesidades, desde la obligación y no ponernos límite. Así no tenemos éxito y nos quemamos. Una metáfora que recoge esta idea es que imaginemos un coche que puede permanecer en una velocidad de 120 por hora y le llevamos a 160 durante seis meses sin parar. ¿Qué ocurre con el coche? ¡Qué se rompe y no funciona!. Esto es lo que nos pasa a las personas a menudo, que forzamos sin medir hasta donde, y cuando viene el malestar no sabemos gestionarlo.

El Mindfullness es una orientación de la psicología que cada vez está tomando más fuerza. Se entrena en una práctica denominada meditación, que se dirige a tomar contacto sobre las propias emociones, pensamientos y actitudes desde la observación y la aceptación.
Entrenarnos en estar en el presente y conscientes en cada momento de nuestra vida. Acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia amorosamente y sin juicio, sentir compasión por nosotros mismos y por los demás. El precursor de esta orientación es John Kabat Zinn y nos muestra un enfoque de manejo de las emociones orientado desde la tolerancia, desde la comprensión.

Cuando sentimos algún malestar automáticamente la respuesta de nuestro cuerpo es de alarma (“no sé qué me pasa”), lucha y represión (“esto es horrible, que se vaya”) y seguir con mi vida (“no puedo perder el tiempo, tengo que…”. El Mindufullness trabaja desde un enfoque de “aceptar, tolerar y tranquilizar”. En definitiva, cambiar mi relación con las emociones, con lo que me pasa y con la actitud con la que afronto mi existencia.

Además nos cuesta mucho centrarnos en el presente, continuamente nuestra mente va al pasado para revivir situaciones donde no hemos sido eficaces o no nos hemos sentido bien o al futuro para anticipar aquel posible problema que puede llegarnos. Que importante vivir en el aquí y ahora. Buscar un espacio en el día para conectar con lo que hacemos, con las vivencias, con el momento, para tomar conciencia del punto en el que estamos, regularnos y tomar decisiones en el futuro desde la estabilidad. También para revisar nuestro pasado desde la distancia y comprendiendo lo que pudimos y no pudimos hacer.

Es clave por tanto no criticarnos tanto, desde pequeños reforzamos una actitud ante los fallos como si fueran un fracaso, nos juzgamos y no nos damos permiso para dejarnos fluir sin analizar lo que estamos haciendo o lo que pueden pensar los demás. Si fuéramos más compasivos con nosotros y con los demás (lo que no implica decir “todo vale” y victimizarnos) seríamos más comprensivos, nos responsabilizaríamos mejor de los fallos y potenciaríamos más nuestra autoestima. Tenemos que querernos y permitirnos un poco más, siendo conscientes en todo momento de donde estamos y hacia dónde vamos.

Mar Boada Pérez
Alba Martínez-Atienza
Centro de Psicología
AtienzaBoada

Cargue Artículos Más Relacionados
  • Ablah

    Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …
  • SALUDHABLE 54

    54 saludhable …
  • Unas vacaciones de miedo – Literatura juvenil

    Una divertida historia que nos cuenta lo que le sucede a una niña llamada Juanita Sin Mied…
Cargue Más Por admin
Cargue Más En PSICOLOGÍA

Deja un comentario

Mira además

Ablah

Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …