Categorías
Artículos

Gemelos, mellizos y trillizos en el colegio, ¿Juntos o separados?

Ahora que empieza la etapa escolar, los gemelos, mellizos o trillizos os encontraréis en la mayoria de los colegios con la norma que impone separar a vuestros hijos.  ¿Por qué?

A veces en la sociedad circulan algunas ideas generales, o más bien mitos. Pueden ser falsos o no. En cuanto a los gemelos, existe el mito de que separarles les ayuda a formar mejor su identidad. ¡Es un mito falso! No hay estudios que confirmen que por estar separados los gemelos encuentren con mayor facilidad su identidad. En ello influyen otros factores como la educación recibida en casa (en concreto si los padres les educan como a dos individuos distintos), sus experiencias, amigos… etc.

Separar a los hermanos de esa de forma arbitraria es un error, hay que examinar cada caso de forma individual.

Lo que sí demuestran los estudios es que los gemelos pasan cierto tipo de problemas al ser separados a una edad temprana, como un mayor nivel de ansiedad, retrocesos en su desarrollo (volver a hacerse pis, pesadillas, miedo a la separación, etc.) y más conductas problemáticas (rabietas, enfados, llantos).

La separación siempre y cuando haya un motivo que lo justifique y los niños tengan la madurez emocional para ello es correcta. Pero separar porque sí, tal como se está haciendo, es ¡un gran error! Les causa traumas a los niños que no son justificables de ninguna manera.

Casi siempre es mejor que los gemelos, mellizos y trillizos empiecen juntos a los tres años. Se apoyan mutuamente y se adaptan mucho mejor. Les facilita la separación de su madre.

La separados a los tres años tiene que tener un motivo claro, como que los niños se molestaban mutuamente; uno es muy tranquilo, el otro un terremoto y realmente los dos están perfectamente bien cada uno en su aula.

También hay casos de parejas de niño y niña en la que la separación les va bien. Siempre hay que valorar lo que más necesita cada pareja, cómo es su relación y qué les favorece. Son los padres los que deben tomar esta decisión. Son ellos los que mejor conocen a sus hijos. En general es preferible que empiecen juntos, aunque puede haber casos en los que la separación sea una opción válida.

En otras etapas de la escolaridad, cuando los maestros ya conocen a los niños, es bueno que haya un diálogo entre profesores y padres sobre la opción más acertada.