Inicio PSICOLOGÍA Efectos psicológicos del calor

Efectos psicológicos del calor

7 minuto leer
Comentarios desactivados en Efectos psicológicos del calor
0
152

Estamos en pleno verano y nuestro cuerpo sufre las consecuencias de las altas temperaturas propias de la estación estival. Aunque las personas tendemos a sentirnos bien con el calor a partir de cierto nivel calórico el im-pacto en nuestro organismo es desfavorable.
El calor extremo afecta a nuestra salud física al provocar agotamiento, deshidratación, hipotensión, dolores de cabeza, dificultades para dormir…pero también afecta a nuestro equilibrio psicológico.

En general, las personas somos sensibles y reaccionamos a los cambios que se producen en nuestro entorno, incluidos los cambios meteorológicos. Así pues, podemos sentir la falta de energía y el agotamiento propios de la astenia primaveral o el bajo estado de ánimo en días nublados o lluviosos.
El exceso de calor no es una excepción.
Hay estudios que confirman que el calor provoca síntomas psicológicos y emocionales similares a los generados en una situación de estrés. Así pues, se produce una mayor liberación de adrenalina que prepara al organismo para defenderse o huir de un peligro. Al no lograr hacerlo, surge la impotencia, la sensación de falta de control y la agresividad.

El calor afecta a nuestro sistema nervioso provocando irritabilidad e impulsividad.
Parece que en ésta época del año aumenta los comportamientos violentos y antisociales.
Al mismo tiempo, el pensamiento reflexivo se ve disminuido así como la creatividad y nuestra capacidad de atención y concentración. Puede surgir la desgana, la apatía y la desmotivación, descendiendo el rendimiento en el trabajo y la productividad.

Los cambios de humor, el caos en nuestros ritmos biológicos debidos a la falta de descanso nocturno junto a la incomodidad y la inquietud, suele conducirnos a una menor capacidad de empatía con los demás y por tanto a mayores episodios de discusión y enfado en nuestras relaciones personales y laborales.

Los efectos más agudos se pueden producir en personas con cuadros ansiosodepresivos, que son muy sensibles a los cambios de tiempo.
Un golpe de calor, junto con la deshidratación, la aceleración cardíaca, y la baja tensión arterial pueden suponer una acción depresógena directa.

¿Qué podemos hacer para mitigar los efectos indeseables del calor?

• En primer lugar, debemos tener una predisposición adecuada para enfrentar el calor.
A pesar de las incomodidades que las altas temperaturas suponen, éstas no afectan igual a todas las personas. Esto se debe a que no todos percibimos la realidad de la misma manera. Cuanto más nos focalicemos en el malestar, más lo percibiremos. Mientras más nos desesperemos y agitemos, más sentiremos el calor y más agresivos estaremos.
Por lo tanto, es importante mantener la calma, aceptar el calor y tratar de enfocarnos en cosas positivas (una sombra, una brisa, la música, el trabajo…).
• Aprovechar la última hora de la tarde para quedar con amigos. Cultivar nuestras relaciones sociales tiene un impacto muy positivo en nuestro estado de ánimo.
• Acudir a la piscina solos o en familia puede ser una forma de relajarnos y disfrutar.
• También os recomendamos aprovechar las horas de más calor para quedarnos en casa y realizar alguna actividad tranquila como leer, escuchar música o incluso echarnos la siesta. De ésta forma promovemos el descanso, que nos ayudará a sentirnos mejor.
• Tratar de mantener la vivienda y los lugares de trabajo bien ventilados y climatizados y evitar en lo posible salir a la calle en las horas más calurosas del día. Una buena oxigenación reduce el estrés.
• Cuidar la alimentación (consumir menos carbohidratos y azúcares y más alimentos frescos y ricos en agua) y beber mucho líquido para evitar deshidratarse, fundamentalmente agua fresca. La deshidratación da lugar a la fatiga y a la sensación de falta de energía y ansiedad.
• Usar prendas livianas, zapatos bien ventilados y protector solar para evitar quemaduras y por tanto acumulación de calor en la piel.

Paloma Suárez Valero
www.psicologosaranjuez.com
Alicia Martín Pérez

 

  • Mejorando la forma en que nos comunicamos

    La forma en que nos comunicamos determina cómo nos relacionamos con los demás y cómo const…
  • Ten un buen día

    Las navidades están hechas para ser disfrutadas, sin embargo no todos ven esta fecha con b…
  • Papá, mamá… ¡Quiero ir al baño!

    Uno de los hitos en el desarrollo de los hijos que los padres dan más importancia es que a…
Cargue Artículos Más Relacionados
  • Alergias

    Las alergias son algo muy común que, o bien padeces tú mismo, o bien conoces a alguien que…
  • Rosquillos fritos en sartén

    Ingredientes por persona: • 1 huevo • 3 cucharadas de aceite de oliva frito • Raspadura de…
  • Disfruta del silencio

    Desde siempre ha sido habitual que los estilistas den conversación mientras te hacen un se…
Cargue Más Por admin
  • Motivación para aprender

    En todo lo que tenga que ver con el aprendizaje (contexto académico, deportes, aficiones, …
  • Miedo patológico a estar enfermo

    La salud es uno de los nuestros principales temas de preocupación. Estaremos de acuerdo en…
  • ¿Quién soy? Cuestión de identidad

    No tenemos tiempo para pensar. Funcionamos como robots, por inercia. Así nos sentimos capa…
Cargue Más En PSICOLOGÍA
Comentarios cerrados

Mira además

Alergias

Las alergias son algo muy común que, o bien padeces tú mismo, o bien conoces a alguien que…