Inicio PSICOLOGÍA Efectos psicológicos del calor

Efectos psicológicos del calor

7 minuto leer
Comentarios desactivados en Efectos psicológicos del calor
0
177

Estamos en pleno verano y nuestro cuerpo sufre las consecuencias de las altas temperaturas propias de la estación estival. Aunque las personas tendemos a sentirnos bien con el calor a partir de cierto nivel calórico el im-pacto en nuestro organismo es desfavorable.
El calor extremo afecta a nuestra salud física al provocar agotamiento, deshidratación, hipotensión, dolores de cabeza, dificultades para dormir…pero también afecta a nuestro equilibrio psicológico.

En general, las personas somos sensibles y reaccionamos a los cambios que se producen en nuestro entorno, incluidos los cambios meteorológicos. Así pues, podemos sentir la falta de energía y el agotamiento propios de la astenia primaveral o el bajo estado de ánimo en días nublados o lluviosos.
El exceso de calor no es una excepción.
Hay estudios que confirman que el calor provoca síntomas psicológicos y emocionales similares a los generados en una situación de estrés. Así pues, se produce una mayor liberación de adrenalina que prepara al organismo para defenderse o huir de un peligro. Al no lograr hacerlo, surge la impotencia, la sensación de falta de control y la agresividad.

El calor afecta a nuestro sistema nervioso provocando irritabilidad e impulsividad.
Parece que en ésta época del año aumenta los comportamientos violentos y antisociales.
Al mismo tiempo, el pensamiento reflexivo se ve disminuido así como la creatividad y nuestra capacidad de atención y concentración. Puede surgir la desgana, la apatía y la desmotivación, descendiendo el rendimiento en el trabajo y la productividad.

Los cambios de humor, el caos en nuestros ritmos biológicos debidos a la falta de descanso nocturno junto a la incomodidad y la inquietud, suele conducirnos a una menor capacidad de empatía con los demás y por tanto a mayores episodios de discusión y enfado en nuestras relaciones personales y laborales.

Los efectos más agudos se pueden producir en personas con cuadros ansiosodepresivos, que son muy sensibles a los cambios de tiempo.
Un golpe de calor, junto con la deshidratación, la aceleración cardíaca, y la baja tensión arterial pueden suponer una acción depresógena directa.

¿Qué podemos hacer para mitigar los efectos indeseables del calor?

• En primer lugar, debemos tener una predisposición adecuada para enfrentar el calor.
A pesar de las incomodidades que las altas temperaturas suponen, éstas no afectan igual a todas las personas. Esto se debe a que no todos percibimos la realidad de la misma manera. Cuanto más nos focalicemos en el malestar, más lo percibiremos. Mientras más nos desesperemos y agitemos, más sentiremos el calor y más agresivos estaremos.
Por lo tanto, es importante mantener la calma, aceptar el calor y tratar de enfocarnos en cosas positivas (una sombra, una brisa, la música, el trabajo…).
• Aprovechar la última hora de la tarde para quedar con amigos. Cultivar nuestras relaciones sociales tiene un impacto muy positivo en nuestro estado de ánimo.
• Acudir a la piscina solos o en familia puede ser una forma de relajarnos y disfrutar.
• También os recomendamos aprovechar las horas de más calor para quedarnos en casa y realizar alguna actividad tranquila como leer, escuchar música o incluso echarnos la siesta. De ésta forma promovemos el descanso, que nos ayudará a sentirnos mejor.
• Tratar de mantener la vivienda y los lugares de trabajo bien ventilados y climatizados y evitar en lo posible salir a la calle en las horas más calurosas del día. Una buena oxigenación reduce el estrés.
• Cuidar la alimentación (consumir menos carbohidratos y azúcares y más alimentos frescos y ricos en agua) y beber mucho líquido para evitar deshidratarse, fundamentalmente agua fresca. La deshidratación da lugar a la fatiga y a la sensación de falta de energía y ansiedad.
• Usar prendas livianas, zapatos bien ventilados y protector solar para evitar quemaduras y por tanto acumulación de calor en la piel.

Paloma Suárez Valero
www.psicologosaranjuez.com
Alicia Martín Pérez

 

  • Mejorando la forma en que nos comunicamos

    La forma en que nos comunicamos determina cómo nos relacionamos con los demás y cómo const…
  • Ten un buen día

    Las navidades están hechas para ser disfrutadas, sin embargo no todos ven esta fecha con b…
  • Papá, mamá… ¡Quiero ir al baño!

    Uno de los hitos en el desarrollo de los hijos que los padres dan más importancia es que a…
Cargue Artículos Más Relacionados
  • Sal – Beneficiosa en cantidades controladas

    La sal es usada como condimento en comidas para otorgarlas un gusto específico desde hace …
  • Antojos de comida

    Los antojos de comida es una forma de que tu cuerpo te diga que necesitas unos elementos p…
  • Alergias

    Las alergias son algo muy común que, o bien padeces tú mismo, o bien conoces a alguien que…
Cargue Más Por admin
  • Motivación para aprender

    En todo lo que tenga que ver con el aprendizaje (contexto académico, deportes, aficiones, …
  • Miedo patológico a estar enfermo

    La salud es uno de los nuestros principales temas de preocupación. Estaremos de acuerdo en…
  • ¿Quién soy? Cuestión de identidad

    No tenemos tiempo para pensar. Funcionamos como robots, por inercia. Así nos sentimos capa…
Cargue Más En PSICOLOGÍA
Comentarios cerrados

Mira además

Sal – Beneficiosa en cantidades controladas

La sal es usada como condimento en comidas para otorgarlas un gusto específico desde hace …