Inicio PSICOLOGÍA DOLOR CRÓNICO: CUANDO LA ENFERMEDAD NO SE VE

DOLOR CRÓNICO: CUANDO LA ENFERMEDAD NO SE VE

5 minuto leer
Comentarios desactivados en DOLOR CRÓNICO: CUANDO LA ENFERMEDAD NO SE VE
0
11

Los datos estadísticos informan de que cerca del 25% de las personas en España sufre dolor crónico derivado de patologías como cefaleas, fibromialgia, lumbalgia o artrosis, entre otras. El dolor genera, por un lado, una experiencia sensorial muy desagradable y, por otro, importantes reacciones emocionales que pueden potenciar el sufrimiento que lleva asociado. Además, si se hace crónico puede tener un impacto demoledor en todos los aspectos vitales de la persona que lo sufre. Algunos ejemplos de estas repercusiones son:
• A nivel social: las relaciones sociales y la comunicación pueden verse afectadas provocando aislamiento y un sentimiento de soledad.
• A nivel laboral: la persona puede sentirse incapaz o muy limitada para tener un desempeño adecuado en el trabajo.
• A nivel familiar: las demandas cotidianas, domésticas y familiares, pueden volverse un auténtico martirio cuando el dolor es más intenso. El sobreesfuerzo que se lleva a cabo para compensar y que “no se note” puede agravar el dolor inicial.
• A nivel de pareja: tanto las relaciones sexuales como la comunicación se ven afectadas por el dolor.

Asimismo, cabe señalar que la incomprensión de los demás ante un padecimiento que no tiene forma física, en muchas ocasiones es, si cabe, más punzante.

Se calcula que alrededor del 30% de los pacientes con algún tipo de patología que genera dolor también sufren depresión o trastorno de ansiedad. Los científicos están centrando sus investigaciones en analizar si el dolor crónico puede causar depresión o si la depresión puede tener un papel en la percepción del dolor de las personas. El dolor también afecta a la calidad del sueño y provoca problemas cognitivos, es decir, dificultades de memoria, atención, etc. Todas estas repercusiones conforman un círculo
vicioso que se retroalimenta y que es necesario romper para mejorar la calidad de vida de estas personas.

Tradicionalmente se pensaba que la presencia del dolor implicaba única y exclusivamente la existencia de un daño físico, sin embargo, actualmente la ciencia nos ha guiado a descubrir la importancia que tienen los factores psicológicos como moduladores de la experiencia subjetiva del dolor.
Ante el dolor crónico surge la necesidad de trabajar terapéuticamente para cimentar una nueva vida en la que tenga sentido la existencia de un dolor que no se puede evitar y en la que podamos dar cabida a sensaciones corporales incontrolables y ciertas limitaciones. Existen factores físicos, emocionales, cognitivos y sociales que pueden tanto aumentar como disminuir el dolor. Las intervenciones psicológicas se centran en conocer estos factores para potenciar las estrategias y comportamientos que lo reducen y, de esta manera, manejar mejor el dolor.

En AMP Psicólogos se van a desarrollar unos talleres dirigidos al manejo de la experiencia del dolor crónico.
Sara Olavarrieta Bernardino AMP Psicólogos – www.psicologosaranjuez.com

  • Ablah

    Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …
  • SALUDHABLE 54

    54 saludhable …
  • Unas vacaciones de miedo – Literatura juvenil

    Una divertida historia que nos cuenta lo que le sucede a una niña llamada Juanita Sin Mied…
Cargue Artículos Más Relacionados
  • Ablah

    Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …
  • SALUDHABLE 54

    54 saludhable …
  • Unas vacaciones de miedo – Literatura juvenil

    Una divertida historia que nos cuenta lo que le sucede a una niña llamada Juanita Sin Mied…
Cargue Más Por admin
Cargue Más En PSICOLOGÍA
Comentarios cerrados

Mira además

Ablah

Ablah es una aplicación para el iPhone, iPod e iPad que ayuda a personas con problemas de …