Rejuvenecimiento NO quirúrgico

Rejuvenecimiento NO quirúrgico

116
Compartir

En los últimos veinticinco años hemos sido testigos del nacimiento y evolución de una medicina dedicada en exclusivo al rejuvenecimiento de la piel facial y corporal. Alabada por muchos y castigada por otros tantos, la Medicina Estética cuenta, hoy por hoy, con numerosas herramientas para corregir o eliminar la flacidez, las arrugas faciales, las manchas cutáneas, la grasa localizada…. incluso dar solución a algunos defectos congénitos faciales o corporales .

No es Bótox todo lo que parece
Sin embargo, existe en general un gran desconocimiento sobre cuáles son los tratamientos más indicados en cada caso y cómo actúan en nuestro cuerpo. A menudo se adjudica una imagen concreta a un producto equivocado, generando desconcierto y desconfianza al mismo de forma injustificada.

Cómo rejuvenecer de forma segura
Para un correcto abordaje del rejuvenecimiento es absolutamente necesario un perfecto conocimiento de las causas del envejecimiento, de los antecedentes personales del individuo y del mecanismo de acción de los distintos materiales utilizados para su tratamiento. En definitiva, la Historia Médica es el primer paso del acto médico.
No todas las arrugas obedecen a las mismas causas ni tienen el mismo sustento; no todas las pieles reaccionan de la misma manera ni responden igual ante los diferentes compuestos.
La seguridad el conocimiento y el diagnóstico DE UN MÉDICO se imponen frente a la oferta incontrolada y abrumadora que nos rodea.

¿Cuáles son las técnicas más importantes de la Medicina del Antienvejecimiento?
La Mesoterapia es la técnica más usada para introducir en la piel distintas vitaminas, péptidos precursores de colágeno, oligoelementos y ácido hialurónico con el objetivo de aportar hidratación y tono al tejido cutáneo. Mediante una fina aguja se realizan mínimas punciones muy superficiales en el área a tratar.

El término mesoterapia significa “Tratamiento del Mesodermo”, es decir, en la mitad de la dermis, cuyo espesor no suele ser mayor de 2 mm según las zonas. No todas las mesoterapias son iguales, pues el médico decide en cada caso cuales son los componentes más indicados.
Las infiltraciones se suelen pautar cada 2 a 4 semanas en función de las necesidades. Está indicada a partir de los 30 años de edad con el objetivo de prevenir y tratar los primeros signos del envejecimiento cutáneo facial.

El Ácido Hialurónico es, desde hace más de 15 años, el tratamiento de elección para corregir diferentes arrugas faciales y dar volumen a áreas deprimidas. Se usa habitualmente para mejorar la arruga del rictus (surco nasogeniano), rellenar labios, aumentar pómulos, borrar comisuras de la boca, incluso tratar finas líneas donde la piel ya ha sufrido una ruptura dérmica. En un producto biocompatible y biodegradable, lo que hace de él un producto muy seguro.
Existen diferentes grados de viscosidad de ácido hialurónico (cada producto es sometido en el laboratorio a una retículación molecular diferente) para dar cobertura a las distintas necesidades. Por tanto, no es lo mismo un ácido hialurónico utilizado en mesoterapia para hidratar, que aquel que además corrige y da volumen, con duraciones muy diferentes, que varían entre 1 mes y 18 meses aproximada-mente según los productos.
Se infiltra con aguja fina o cánula que evita en lo posible la formación de hematomas. No exige baja laboral.

La Radiofrecuencia tiene como objeto inducir la producción de colágeno de la dermis mediante un calentamiento profundo y controlado del tejido cutáneo y subcutáneo que afecta a los fibroblastos. Esto conduce a una mayor firmeza de la piel gracias a la reorganización de los septos fibrosos y el engrosamiento dérmico.
Es un método avanzado para mejorar la flacidez cutánea de la cara y el cuello así como otras áreas corporales y que aún no precisan un lifting quirúrgico.
Su efecto inmediato es la retracción del colágeno, pero lo que verdaderamente se pretende es la reestructuración del colágeno profundo, con la formación de fibras nuevas que sustituyen a las envejecidas consiguiéndose una piel más tersa y una reducción de las arrugas y la flacidez. Este efecto es gradual hasta pasados varios meses después del tratamiento y sus resultados se mantienen en el tiempo.
No todas las Radiofrecuencias son iguales ya que solamente las que se utilizan en los centros médicos son las que mayor potencia tienen y mayor efecto reafirmante consiguen. Existen diferentes equipos que depositan la energía a distintas profundidades y potencias. Por lo general se realizan sesiones espaciadas un mes entre ellas, aunque pueden llegar a realizarse tan sólo una vez al año como en el caso de Thermage.

El tensado cutáneo con Hilos Tensores se impone como uno de los tratamientos más efectivos para reposicionar la piel flácida y conseguir un efecto lifting sin cirugía. Actualmente están en boga los mini hilos de polidioxanona o PDO.
Los hilos son finos filamentos reabsorbibles que se colocan en la piel, conducidos por agujas construyendo una red de vectores cuya finalidad es tensar los tejidos. Existen distintas variantes de hilos tensores: mono filamentos, multifilamentos, lisos, espiculado, tornados…. esta variedad ofrece un interesante abanico de posibilidades en función de las características de cada individuo, las distintas zonas a tratar y el grado de flacidez de cada persona. La longitud, el calibre y los puntos de fijación de los hilos son claves a la hora de obtener el resultado esperado. Igualmente, los diferentes trazados que pueden realizarse con los hilos que garantizan la personalización del procedimiento.

Conclusiones
Las técnicas médico-estéticas son una excelente alternativa a otros tratamientos más invasivos para prevenir, frenar y mejorar los primeros signos de envejecimiento facial. No sustituyen a un lifting quirúrgico pero son una fantástica opción para evitarlo o retrasarlo en el tiempo. Póngase siempre en manos de un médico especialista.

Dra. Cristina de las Heras de Gracia
Médico Esp. en Medicina Estética
Centro Clínico Quirúrgico Aranjuez

No hay comentarios