Carta de una mamá

Carta de una mamá

112
Compartir

Hola niños,

Estas vacaciones no preocuparos por dejar cosas por todos lados.

•¿Batidos a medio beber en el salón? Ningún problema. Yo me encargo.

•¿Zapatos en la entrada? Allí que voy.

•¿Platos sucios? Que no baje el ritmo.

•¿Legos? ¿Por todas partes? Me encantan.

•Ah, y no os preocupéis si arrastráis las sábanas por toda la casa y las dejáis donde sea. Yo iré a doblarlas por vosotros con cariño y las pondré de nuevo en vuestros cuartos.

•¿Y las puertas? Cerrarlas es algo opcional. Estoy justo detrás ya lo hago yo, así que, en serio, no os preocupéis. Me fascina ver cómo entran bichos a casa y cómo se va la calefacción. ¿Quiénes nos creemos que somos para estar secuestrados en esta casa de clima controlado? Aquí, política de puertas abiertas. El dinero que cuesta mantenerla caliente no importa, nos sobra.

Y no hay ningún problema en absoluto que dejéis la ropa por cualquier sitio, ya sea el suelo o la barandilla. Yo prefiero colocarla en su sitio, pero bueno, ¡sean creativos! Ah, y si se os cae algún liquido sobre el parquet, yo la recojo para que no deforme la madera. Yo sé que tenéis mucho que hacer. Descansar y ver los dibujos.

Y si tenéis hambre, avisarme. Que no os molesten los horarios normales de comida. Y por favor no coordinaros para pedir a la vez. La cocina está abierta 24h., estaré encantada de improvisar cualquier comida que se os antoje cuando sea. Resulta que me doctoré en cocina instantánea.

Y si os apetece cocinar, simplemente ir dejando cada utensilio donde os pille bien. La leche también. Si se pone mala… Pues ya compro más. ¿El dinero? Por favor. Trabajaré más y ya está. Y sobretodo, yo me ocupo de la limpieza. Os seguiré a cada paso para ir recogiendo las cosas. Me divierte vivir mi vida a través vuestras experiencias culinarias. Como por ejemplo, ¿Wow, cómo habrán hecho para poner tanto queso rayado en la encimera? Impresionante.

Y cada vez que tengáis sed, usar un vaso limpio. Los tenemos a toneladas. Me encanta llenar y vaciar el lavavajillas. Y por lo que yo sé hay agua y electricidad infinita.

¿Si surge algo con vuestros amigos? Me apunto. Los llevo o los traigo, o mejor aún, las dos cosas. No hace falta que me aviséis con ninguna antelación. Fácilmente puedo dejar de hacer lo que sea que esté haciendo, incluso si estoy trabajando, con tal de llevaros donde sea. Sé lo valioso que es vuestro tiempo.¿Necesitais dinero para algún plan? Ahí lo tenéis.

¿Y la ducha? Opcional, vosotros sabréis que es lo mejor, pues tenéis el don de la sabiduría. ¿Llevar gorro y bufanda? Nada de eso. Cuanto más frío, mejor. ¿Las faenas de la casa? Solo decirme cuándo os viene bien hacerlas. Las malas hierbas y el desorden no van a ir a ninguna parte.

Una última cosa… Por favor, no os quitéis los cascos mientras estéis en casa, así no me escuchareis cuando os hablo. La comunicación está totalmente sobrevalorada. ¡Ah!,un hecho poco conocido sobre mí: adoro dejarme los pulmones gritando las mismas cosas 3 ó 4 veces sin obtener respuesta. Es algo catártico. (Buscar el significado).

Bueno, podéis pensar que estoy loca, pero si seguís todas estas sugerencias, creo que estas vacaciones serán un éxito absoluto.

Espero que entendais el sarcasmo.

Los quiero niños.

Mamá.

No hay comentarios