¡No soy un juguete!

¡No soy un juguete!

76
Compartir

Es precioso el momento de ver la cara de tu hijo al abrir una caja que contiene un pequeño animal, pero recuerda que la mascota no es para él, sino para ti. Si tú no estás dispuesto a cuidarlo, no es el momento de tener una mascota por mucho que te insistan tus hijos. Los animales no deben ser regalados ni en Navidad ni en ninguna otra fecha. Únicamente debes adoptar o comprar a una mascota cuando estés completamente seguro de que quieres tener un compañero y no por una emoción momentánea.
Así que antes de regalar un animal debes pensar si la persona a la que va dirigido el regalo es capaz de cuidarle. Además un factor determinante para tener una mascota es la sincronización del animal con tu estilo de vida ¿Viajas mucho? ¿Tendrás tiempo de dedicarle un par de minutos al día a entrenarle o sacarle a la calle? ¿Tiene alergias alguien en el hogar a algún animal en concreto?
El periodo de adaptación entre humanos y animales es mejor cuanto más pequeño es el animal: para los perros una adopción ideal es a partir de su 8º semana de vida, mientras que los gatos antes de la 7º semana. Sin embargo mezclar a los animales con los humanos antes de estos parámetros, podrían afectar negativamente a la mascota por el resto de su vida. Antes de separar a un cachorro de su madre, ten en cuenta estos parámetros de tiempo, por muy bonitas que sean las mascotas cuando son muy pequeñas.
Toma conciencia de que un animal requiere unas obligaciones durante un periodo de tiempo largo y requerirá de afecto, cuidados y actividades constantes durante toda su vida.
Tener una mascota puede resultar maravilloso pero antes de nada debes saber si la persona que lo va a cuidar puede cubrir todas sus necesidades. Regala animales a alguien que realamente puede hacerse cargo de él y además lo desee; su vida está en tus manos.

 

Los animales no son un juguete, son una responsabilidad.

No hay comentarios